Pablo Alborán

Loading...

lunes, 23 de julio de 2007

Idealismo v/s Realidad

Algo que solo despierta en los jóvenes y muere cuando el corazón envejece tras la lúgubre luz del dolor que causa vivir. Juventud que no muere hasta que la vida te lo permite, juventud que vive en los ojos agradecidos del alma, juventud no una época, si no un estado.

Esto es lo que creo es la juventud, cuyo estado y enfatizo “estado” va muy ligado a lo que es el idealismo. El idealismo es tantas cosas a la vez y cada vez es más inusual encontrarlo. La realidad va de frente con nosotros, nos toca, nos golpea hasta que nos hace caer y perder la fe en nuestros ideales, en lo que creemos debe ser, en como nos gustaría que el mundo fuera. Tal vez, sin la existencia de un ideal nunca habríamos descubierto que la tierra era redonda o que no era el centro del universo. Afortunadamente aun existen personas con una fuerza interior que les permite volver a soñar aun cuando la realidad es cada vez más dura.

En esta sociedad conceptos como el altruismo están ligados a la estupidez, dados los materialistas valores que nos inculca nuestro sistema. Abstrayéndome de lo que el sistema es en sí, porque criticarlo no es el objetivo de este breve escrito, nuestros valores están cada día más enfocados a lograr beneficios para sí mismos, olvidando que, según mi percepción, las cosas que hacemos no tienen ningún sentido si no son valoradas por otros.

Muchas veces nos topamos con personas que se sienten obligadas a devolver la mano, solo para sacarse un peso de encima. Esa obligación los lleva a una desesperada búsqueda de alguna forma de retribución; en una línea parecida, otros que se esfuerzan por hacer favores y ser muy generosos, para tener en calidad de dependientes a los afectados por este favor.
Creo que son numerosos los ejemplos de la calidad de personas que nos rodean y de lo importante que sería vivir en un mundo mejor aunque para algunos eso signifique una mera estupidez.

Soñar, jugar, volar, ir a mundos que no existen ¿cuánto tiempo toma?...
Construir un castillo en el aire no es difícil, no cuesta dinero, no requiere mucho tiempo y si algún día se hace realidad la vida sonreirá otra vez. Si un sueño puede hacerse realidad tal vez un sueño haga realidad un momento.


escrito por ©Ingrid Aravena.-

2 comentarios:

Jota de Ur dijo...

El Idealismo y la Realidad son cortes de la misma tijera. Uno se nutre del otro. Es una simbiosis perfecta, no pueden vivir separados.

Saludos sinceros.

Anónimo dijo...

Idealismo vs. realidad?????


En mi vida me toco muchas veces enfrentarme con gente sin sueños, sin ideales, mediocres sin rumbo cierto, buscando sobrevivir en lo que ellos llaman jungla, sin saber que la jungla es el lugar donde viven los salvajes, donde pugna la lucha de todos contra todos, donde no se gana con la inteligencia sino con la fuerza, la violencia, el engaño, y quizás con otros ardides mal intencionados que tal vez nunca conocí o jamás imagine, tal vez porque mas que personas se consideran salvajes.
Pero por suerte, tuve también la posibilidad de conocer gente con fuertes ideales, valores arraigados, con sueños a los que nunca renunciaron, y forjaron su destino teniendo como base, como pilar fundamental aquellos ideales y sueños que marcaron su juventud, y que aun hoy conservan. Con gratitud veo que no les fue mal, al contrario lograron lo que siempre quisieron, alcanzaron aquello que tanto anhelaron, y que en algún momento juzgaron tan lejano y hoy es realidad.
Muchos me critican por ser idealista, por perseguir mis sueños y negarme a renunciar a ellos, muchos me dicen que tengo que ser realista, que no se puede vivir de sueños y proyectos, pero no es la realidad la materialización de esos sueños y proyectos en un momento dado de nuestras vidas?
Que triste debe ser vivir sin sueños, sin proyectos, sin un ideal, sin saber adonde ir y adonde nuestros pasos nos llevaran.
Si, soy idealista, soñador, y todas esas cosas que muchos me critican, pero estoy segura que mi realidad, no muy lejana, será algo que ellos nunca podrán tener ni alcanzar, simplemente porque no lo imaginaron, porque no se lo propusieron, porque nunca lucharon por un ideal.
A esos, que muchas veces, sumidos en la mediocracia actual, solo se conformaron con lo que había, frase pronunciada por mediocres conformistas, que no saben que solo se tiene aquello que se busca, que nadie logra nada sentado en casa esperando que lo llamen.
Nuestra vida es nuestra, nuestro presente y futuro solo depende de nosotros. Pero tengan en cuenta que nuestro pasado nos marca y quien nunca tuvo sueños, quien nunca persiguió un ideal, seguirá sentado esperando que lo llamen, esperando que alguien haga lo que el nunca hizo porque nunca se permitió soñar.
Para poder tocar el cielo tenemos que aprender a volar, pero para ello primero hay que desearlo. No se duerman y crean que todo llega, solo llega aquello que buscamos, que anhelamos fuertemente y que soñamos alguna vez… sin sueños no hay realidad. No se confundan, sepan que la realidad es la concreción de algo y quien no sueña no es realista como creen llamarse, sino un mero mediocre inserto en una sociedad hostil.

de Andrea Polizzotto (andreapolizzotto@hotmail.com)